Del Totonacapan para el mundo: Martha Soledad Gómez Atzín, la cocinera de humo


Director creativo, Gabriel Delgado, junto a Martha Soledad Gómez Atzín.

Martha Soledad es originaria del Estado de Veracruz, sin embargo, no de cualquier lugar, sino de Papantla, con El Tajín como su cuna y la zona del Totonacapan como su manto. Nació con estrella: el don de la cocina ritual, la comida que los totonacas todavía cocinan con las manos y el alma; por eso fue ofrendada a los dioses cuando tenía tres años edad, para dar vida a través del alimento.


Martha Soledad se ha dedicado a la difusión y rescate de la cocina tradicional totonaca por más de 47 años pues, desde muy niña, se metía a las galeras con fogones para aprender de su «Mamá Chole», la abuela, todos los secretos de la magia gastronómica que disfrutaban familiares y peones, una costumbre en la que las mujeres indígenas muestran su amor por sus hijos: alimentando y aconsejando alrededor de la mesa.


Hace más de veinte años, Martha Soledad logró sacar de sus hogares a más de doscientas cocineras autóctonas del corazón de la cultura totonaca y juntas preparar las delicias de la región y deleitar a los cientos de visitantes de la Cumbre Tajín; Martha no sólo presentó la riqueza gastronómica y cultural de su tierra, sino que ayudó a que esas mujeres derrumbaran el cerco machista, libres de maltrato y aprendiendo a estar fuera de su entorno. Es líder de la colectiva “Mujeres de Humo”, con quienes ha publicado un libro recetario. Está tan comprometida con su propósito de vida que cocinó en tres ocasiones para Fidel Castro, quien fuera presidente de Cuba, un país amurallado por el régimen comunista; cocinó durante toda una semana para el Papa Juan Pablo II.


Ha viajado a lo largo de todo el mundo: Londres, España, Estados Unidos, Rusia, Asia, Colombia, Canadá. Su cocina fue reconocida como La mejor Comida Regional en Nueva York, fue nombrada Embajadora por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) por promover la gastronomía totonaca en el extranjero y, por si fuera poco, es Embajadora de Usos y Costumbres por la UNESCO.


Su lucha no para ahí, Martha Soledad quiere llegar más lejos, quiere llegar a cada rincón del planeta para llevarles comida que alimente el cuerpo y el espíritu, invitar a los jóvenes a que conozcan sus raíces, principalmente a aquellos que estudian gastronomía; por ello, abrió su propia escuela de comida tradicional totonaca: Escuela Casa de la Cocina Tradicional del Centro de Artes Indígenas (CAI), que abre sus puertas a todo aquél que quiera aprender de la cocina indígena originaria del Totonacapan de manera gratuita.


Martha Soledad conoce su valía, no se deja calificar por nadie, puesto que su comida no es sólo para el paladar sino para el alma, por ello nos platica declinó la oferta de participar en la versión internacional de Master Chef; actualmente es la Coordinadora del Nicho de Aromas y Sabores del Tajín y Directora de la Casa de la Cocina Tradicional Totonaca.


Martha Soledad es una punta de lanza para la exportación cultural de la región del Totonacapan; una figura admirable, ejemplo de vida y un ser humano inigualable, digno de representar la cultura precolombina veracruzana.


Redacción por Liliana Olivares.

61 vistas

©2020 Delgado Estudio. Todos los derechos reservados.